Compases

Un compás o amortiguador de gas es un dispositivo que, abriéndose o plegándose, sirve para levantar (abrir) o bajar (cerrar) cualquier puerta o tapa de mueble. Cómo elegir compases para puertas de muebles

Estos compases articulados tienen un muelle central que permite regular la resistencia de acuerdo al peso de la puerta. Así se evita que la puerta se abra o cierre con brusquedad. A esto se llama fuerza graduable. La regulación es muy fácil, mediante una llave Allen.

Además, llevan un freno de bloqueo que permite bloquear en ángulo de apertura, si por ejemplo, se quiere que una puerta se abra solo hasta 80º en lugar de 90º.

Al igual que los hidráulicos, los hay de dos tipos:

  • Para puertas elevables.
  • Para puertas abatibles.

Estos compases pueden considerarse predecesores de los hidráulicos y se utilizan cada vez menos.

Compases clásicos

Son los más sencillos y económicos. Se trata de dos piezas metálicas articuladas. Tienen diversos usos, pero no son aptos para puertas elevables.

Los hay con y sin freno de bloqueo. El freno de bloqueo es indispensable para que la puerta permanezca abierta.

Compases especiales

Se trata de soluciones muy básicas y útiles:

  •  Compases para caballetes. Bloquean la apertura de las patas.
  •  Compases para muebles zapateros. Permiten abrir la puerta del zapatero y fijar baldas para compartimentos interiores.

Los más habituales son los de dos baldas (para contar con dos compartimentos). La elección está condicionada por la profundidad del mueble.

En cualquier caso de duda puede contactar con Bersumi donde nuestros profesionales estarán encantados de aclarar sus dudas y ofrecerle el compás  más adecuado para su trabajo o proyecto.

Filtros activos